Cover art

Mismo juego. Nueva portada.

divider
Esta preciosidad, esta joya, caso especial dentro de la legendaria saga, al plantear un gigantesco mundo de tierra, mar y fantasía con la por entonces novedosa técnica del cel shading (potenciando así el marcado carácter de ‘producto para todos los públicos’ y la estética cartoon tan machaconamente manida por Nintendo), apareció hace 10 años en una portentosa consola llamada GameCube.

Fue entonces cuando muchos jugones quedamos maravillados por la simpatía de los personajes, la inteligencia y originalidad de las mecánicas jugables, la colorida y artística puesta en escena. Un Zelda como un templo, original y distinto, un juego hecho con mimo y ganas, con mucha aventura dentro, con humor a raudales y leguas de océano por recorrer.
Nintendo, antaño ‘La Gran N’, desarrolladora venida a menos por falta de empuje y decisiones sensatas, lo remasteriza y lanza ahora, en plena ‘Wii U-crisis’, para que lo degustemos en HD y con mejorados efectos de volumen y sombras. Como para hacernos olvidar que su consola next gen no nos ha parecido muy next gen, que el catálogo de su máquina de sobremesa, ésa que según Iwata ‘no hemos comprendido’, ‘ni sabemos usar’, resulta escaso y limitado, y sobre todo y ante todo, para hacernos olvidar que ni este año ni seguramente el que viene, veremos un Zelda nuevo en Wii U (¿cuántas unidades de la consola se habrán vendido para cuando salga la nueva aventura de Link?)

divider

The legend of Zelda The Wind Waker screenshot

Al juego de siempre le han mejorado iluminación y texturas. Pero Link sigue sin emitir sonido alguno 😀

divider

Iwata, Miyamoto y compañía, esos niños trajeados con gepeto de no haber roto un plato y tan supuestamente versados en videojuegos, ignoran que todo nintendero que se precie, todo amante del videoconsoleo de categoría, ya probó, gozó y finiquitó este mismo juego, esta obra maestra, hace una década.
Hasta el hardcore gamer más machito alfa disfrutó este ‘Wind Waker’, a pesar de su aspecto simpaticote e infantil, porque una vez comenzado, se revelaba título must have, intrincado y exigente.

O Iwata y lacayos lo olvidan, o ya no tienen absolutamente nada que ofrecer al jugador mayor de 30 años, como contradiciendo ese lema tan suyo de que todos llevamos un niño dentro, y dirigiendo este remozado HD a los teenagers e imberbes que no tuvieron la suerte de probar la odisea de Link más acuática y original.
Al final, se quedarán con los niños, a los que podrán engañar con plena impunidad. Los niños que no saben qué es un ‘Grand Theft Auto’ ni pagan consolas y juegos.

Sí, amigos: Nintendo nos ha abandonado a nuestra suerte de gamers veteranos, nos ha dejado en plena carretera secundaria como se deja a un perro enfermo, nos ha castigado, por crecer y madurar, por exigir y desconfiar, a no jugar más a sus cuentos de hadas, a sus mentiras llenas de colorín.

Anuncios