Archive for mayo, 2013


La ‘Uno’ de Microsoft, negra, enorme, amenazante.

En nuestro último artículo, ‘DE RESACA NEXT-GEN: DUDAS, MIEDOS E INDIGESTIONES‘, rescatábamos algunos temas importantes que tras la presentación de XBOX ONE, y contrastando con lo ofrecido por SONY en su Playstation party de febrero, venían atormentando a la comunidad gamer de todo el orbe. Nosotros incluidos. Y de todos ellos, aquí en GAMEBEATS subrayamos por encima del resto el peliagudo asunto del mercado de segundo mano, política y precios aplicados por Microsoft de cara a la próxima generación. Precios que prometen ser muy next-gen, por no decir de otra dimensión.
En la revista sintetizamos nuestra repulsión hacia este tipo de mezquinas marrullerías financieras con un sucinto ‘¿Cobrar también por lo usado? ¡Mis cojones!‘. Alto y claro.

Microsoft logo

Microsoft: el amigo que siempre te habla con una gran sonrisa, pero que en cuanto te das la vuelta te pone mirando a Redmond.

El Xbox Team no quiso, o no pudo aclarar con detalle, los pormenores de su nuevo modelo de negocio sobre los juegos usados, un sector inmenso y muy utilizado al que ambiciona echar mano cuanto antes. Al fin y al cabo era el fiestón de la nueva máquina ‘todo-en-uno’, los gráficos prodigiosos, los gestitos, el reconocimiento de voz y la TV a la carta pay-per-view. Con Spielberg y todo de por medio, apadrinando serie de ‘Halo’ (que no juego) para alborozo del clan xboxer. No era momento de dar disgustos, ni malas noticias, ni hablar de dinero, que según dicen, resulta poco elegante. No era el momento ni el lugar, por lo que vimos, de contar la verdad. Ni tampoco de mostrar demasiados juegos, tarea pendiente para un E3 que ya asoma a la vuelta de la esquina. ¿Dará esquinazo Microsoft a la cuestión de los juegos usados en el festival angelino? ¿Los nefastos augurios filtrados hasta ahora son en realidad una estrategia, un enorme globo sonda de los de Redmond para analizar la reacción del público potencial y actuar en consecuencia?

Used games

Micro$oft, todo por la pasta.

La fatídica noticia, que hizo sonar la alarma en medio mundo al día siguiente de presentar Microsoft su próxima consola de nueva generación, se ha ido construyendo desde entonces, a falta de declaraciones explícitas y oficiales por parte de los directivos de Redmond, a través de intervenciones inconexas, twitteos varios y rumores soterrados. Y eso no es bueno, porque aunque sea de cajón, cuando huele a mierda es que alguien se ha cagado.

Microsoft sí ha tenido a bien confirmar máximas y cuñas de perogrullo, desde un ‘es muy importante para nosotros apoyar el mercado de segunda mano’ al también chocante, como luego veremos, ‘las desarrolladoras independientes tienen todo nuestro soporte y patrocinio’. Incluso Aaron Greenberg (Chief of Staff, Interactive Entertainment Business de Microsoft, vamos, que no es precisamente ni la señora de la limpieza ni un becario), ha declarado hace un suspiro y vía Twitter que ‘Microsoft lo hará bien en el E3’. Wow, ahora dicen que lo van a hacer bien. Aaron… estás hecho un zorro. Te apuntaríamos la frase para un libro de citas ingeniosas y proverbios chinos de bolsillo de no ser por el asco que nos da esa clase de labia vacía de cursillo , magreada por las grandes compañías justo cuando buscan la beatificación antes de asestar una puñalada trapera. Veamos a continuación, cuan sangrante (o mortal) puede resultar la llaga.

Aaron Greenberg

Aaron, el espaabilado.

Lo que parece pretender Microsoft, evolucionando día a día y en tiempo real, y para nada confirmado 100% por nadie dentro de la compañía (quizá en el E3 haya coraje suficiente para hacerlo, quizá no…), se puede contar de la siguiente manera:
Tú, futuro usuario de XBOX ONE, vas a ir a una tienda, te vas a comprar un juego nuevo (ojito a este punto, porque se barajan precios next-gen en torno a 100 euros por título); vas a ir casa a probarlo, para lo cual tendrás que tener la consola obligatoriamente conectada a internet, y no te quedará otra que registrar sí o sí el producto en tu perfil o gamertag para que a Microsoft le conste que has pasado por caja y se agregue el juego a tu biblioteca. Sin registro online, habrás pagado por una caja vacía (hasta aquí, básicamente, como con una licencia de Steam, la plataforma de Valve para PC, sólo que con precios extremadamente hinchados… porque así lo quiere Microsoft)

Pasa un tiempo. Y tú, futuro usuario de XBOX ONE, te has terminado el juego, o no te ha gustado un carajo, o necesitas la pasta para pillarte otro… vamos, que te quieres deshacer de él. Pues para hacerlo tendrás que ir a una tienda autorizada por Microsoft, dar tus datos de gamertag, y ver cómo el dependiente accede, mediante la aplicación oficial de turno, a tu biblioteca de juegos, de la que eliminará el título para así insertarlo en un circuito o catálogo de segunda mano. Tras la transacción digital, recibes tu compensación, ni se sabe si en dinero cantante y sonante, en Microsoft Points o en vales de descuento de Hipercor.

Pasa el tiempo, y aparece por la tienda un comprador para ese juego de segunda mano. Si quiere hacerse con él, tendrá que pagar una licencia por valor de 35-40 euros (según lo que se ha ido filtrando en los medios), o no podrá jugarlo, de la que por supuesto, Microsoft se quedará con un porcentaje mayoritario, y la editora/productora del título una cantidad menor (posiblemente, entre un 10 y un 15% de cada transacción). De esta manera se elimina cualquier tipo de intercambio pactado entre particulares, a la vez que se minimiza hasta límites exiguos el posible beneficio que antes se llevaba la tienda. Ahora se pagará más por un juego usado, y de paso casi todo el bote será para Microsoft.

De confirmarse todo esto, durante o después del E3, puede derivar en serio mazazo sí o también para la compañía de Redmond, cuya estrategia sacacuartos motivaría una migración masiva de usuarios hacia otras plataformas más económicas y respetuosas. SONY puede beneficiarse enormemente de esta circunstancia, siempre que no imite los erráticos pasos de su mayor competidora, y el mercado de las consolas de sobremesa, totalmente desequilibrado, tendría antes de empezar la generación, un claro y aplastante ganador. Claro… que así se las ponían a Felipe II… y las fallaba.

XBOX ONE vs. PS4

Si SONY aprovecha la oportunidad tras la zurraspa en la porcelana de la ONE, puede llevarse la next gen de calle.

Si el gigante nipón opta también por el lado oscuro de la usura y el timo de la estampita, Wii U y sobre todo STEAM·BOX/PC se verían brutalmente beneficiadas como plataformas, acogiendo una copiosa oleada de nuevos adeptos cansados de pagar cifras abusivas en estos tiempos de triste desnutrición vacuna. Incluso el más recalcitrante xboxer, el más fanático fanboy de ‘Halo’, ‘Gears of War’ o ‘Forza’, puede pensarse muy seriamente mandar la XBOX ONE y su diseño Bauhaus a zurrir mierdas a la vía.

Wii U vs. XBOX ONE

Microsoft mete la pata y la gente se pone a comprar Wii U a cascoporro.

Vincular un juego a una cuenta personal no es ni escandaloso ni nuevo en absoluto, de hecho es práctica común en la plataforma digital de Valve. Y a ningún PC-gamer se le ocurre despotricar contra STEAM, probablemente una de las mejores ideas que jamás se han practicado en el mundo del compatible, que acoge a millones de usuarios satisfechos around the world. Y más desde la implementación de ‘Big Picture’, el nexo que faltaba con el TV tochísimo del salón y el pad de juego. Pero es que los precios de Steam no son buenos, son muy buenos. Desde lejos, y por mucha diferencia, nada que ver con los impuestos ofensivos que Microsoft codicia.

Big Picture

Steam + Big Picture: juega en tu salón y no te arruines en el intento.

Practicando esa política de derecho de pernada sobre el mercado de segunda mano, se vislumbran consecuencias más que gravosas en un horizonte de tinieblas.

XBOX ONE logo

XBOX, te esperamos en el E3. Allí veremos, probablemente, si eres o no la número UNO.

 

Anuncios

Menos mal que no tienen sintonizado Tele5. Eso sí es terror en estado puro.

Shinji Mikami abraza de nuevo su género predilecto, el survival horror puro, en una superproducción para las máquinas de nueva generación (PS4, Xbox One y PC) y las de la actual (PS3, 360) que pone los pelos de punta y ya nos ha enseñado por qué Bethesda y Tango Gameworks las tienen todas consigo en este viaje al inframundo de un oscuro manicomio.

Es la primera vez que Bethesda trabaja con un estudio nipón y un creativo de estilo tan marcado. Shinji Mikami (padre de sagas como ‘Resident Evil‘ y ‘Devil May Cry‘) no es un cualquiera y suele ser impositivo en sus creaciones, más allá del publisher de turno. Pero esta vez, en Bethesda no le tienen ningún miedo, explicaba Pete Hines (responsable y principal cabeza visible de la distribuidora), seguros de su gran talento creativo. El miedo es precisamente lo que guía ‘THE EVIL WITHIN‘, un regreso al survival horror más clásico pero a lo grande, con sobrado respaldo económico, y una justa mezcla de supervivencia, terror y acción, en la que “no será importante disparar“.

divider

El uno por el otro, la casa sin barrer.

divider

El prometedor proyecto de Mikami recurre a trucos tradicionales del survival puro, de los que no fallan nunca, con escenarios laberínticos y abiertos donde buscar desesperadamente el ítem clave para poder avanzar, persecuciones de criaturas temibles (como Némesis en ‘Resident Evil 3’), sobresaltos a mansalva, oscuridad lacerante, angustia psicológica, momentos de gore y hemoglobina, atmósfera opresiva, recursos limitados, y una trama trabajada, engañosa y envolvente capaz de enganchar al jugador.

Todo desde una perspectiva en tercera persona muy efectiva y con el punto de vista justo tras la espalda del protagonista, como mandan los cánones desde el inolvidable ‘Resident Evil 4‘.

divider

Detrás de ti, imbésil.

divider
Controlando a Sebastian, el héroe de esta historia de esquizofrenia, sustos cinematográficos y fenómenos sobrenaturales dentro de un manicomio de planta gótica que parece mezclar distintas realidades, nos haremos caquita sin necesidad de vaciar cientos de cargadores, sin convertir el juego de miedo y suspense en un shooter más. ‘The Evil Within’ utiliza una mecánica de juego que recuerda enormemente a ‘Resident Evil 4’ y su secuela, sólo que aderezada con situaciones donde la escasez de munición vuelve a resultar determinante, donde hay que usar trampas del entorno y escapar de peligros que no se pueden abatir a balazos, muy al estilo del Pyramid Head de ‘Silent Hill’.

divider

La versión mostrada en PC responde al acabado que tendrán las ediciones PlayStation 4 y Xbox One. Sus responsables aseguran que el juego es el mismo en cuanto a contenidos, modos y sensaciones en máquinas actuales (PS3, 360) y next-gen, que el cambio viene únicamente en lo que a gráficos se refiere, manteniendo el mismo engine, el ‘idTech 5‘, para los dos acabados. De una posible versión para Wii U no se ha dicho nada, con lo que salvo sorpresa de última hora, la plataforma de Nintendo se quedará sin ‘el mal interior’.
divider
-EDITADO (14 de febrero, 2014)-
¿Fecha de lanzamiento?
Parece que por fin Tango Gameworks y Bethesda se han puesto de acuerdo para confirmar una fecha de salida para el título: el 29 de agosto toca pasar miedo.

Por fin las maquinitas del futuro tienen nombre y apellidos; tras larga ablución mediática, hemos conocido y acogido en el seno de nuestra jugona comunidad a las predilectas en la línea sucesoria de dos dinastías en perpetua puja y tecnológica oposición.
Los bautizos y primeras comuniones terminan siendo un santo coñazo, y los eventos de bienvenida de las parturientas SONY y MICROSOFT, no han sido la excepción, con demasiada pirotecnia y poca sensación de next-gen. Los parroquianos hemos quedado, tras el empacho de bulos y rumores, terminados los shows de cada marca previos al E3, con más incógnitas, e incluso miedos, que antes del banquete.XBOX ONE console– ¿Por qué en la conferencia de XBOX ONE, tuvimos la sensación de estar viendo el anuncio de una Smart-TV (o ya puestos, una lavadora multifunción) más que la presentación de una videoconsola?

XBOX ONE interface

Wow, esto en vez de una consola parece el teletexto.

– ¿Por qué en el meeting de SONY no vimos la consola y en el evento de MICROSOFT no vimos los juegos?
De acuerdo, Microsoft mostró algunos títulos y prometió hasta 15 exclusivos durante el primer año de vida de su nueva máquina, pero supo a poco. A poquísimo. A nada. Y como en el E3 no eche toda la carne en el asador, el palmo nasal va a ser tan doloroso como legendario. Lo de SONY fue aún peor: anunciar un nuevo producto sin mostrar el producto es tan atrevido como estúpido. Y cutre, cabe añadir.

Playstation Meeting

Diantres, una presentación de consola sin consola.

– ¿Por qué Microsoft ha dejado entrever que nos va a crujir en lo que a juegos de segunda manopla se refiere, pero tampoco ha terminado de aclarar exactamente en qué consistirá su política sacacuartos? ¿No resulta obvio que si una empresa cobra un plus por un producto ‘seminuevo’ y otra no lo hace, la segunda se lleva el gato al agua? En efecto, queridos empresarios del planeta Tierra: el exceso de usura suele terminar en hostia tremenda y terribles sufrimientos bursátiles.

XBOX ONE used games

¿Cobrar también por lo usado? ¡Mis cojones!

– ¿Por qué el aspecto de los juegos mostrados por las dos compañías tiene tan poca pinta ‘new generation‘? Vale, hay un par de excepciones, pero lo de ‘Deep Down’ cantaba a vídeo pre-renderizado cosa mala. Si la memoria y yotube no nos falla, aquel falso in-game de ‘KillZone 2’ (en realidad, una CGI como un templo) del E3 angelino de 2005, sigue luciendo mejor que los pelotazos de la nueva era. Y ha llovido desde entonces, dudes.

Quantum Break graphics

Más bonito que el ‘Tetris’ y el ‘Buscaminas’, sí. La repanocha gráfica, ni hablar.

'Deep Down' screenshot

‘Deep Down’, lo más bonito y next-gen mostrado por SONY. Tanto, que de momento no hay quien se lo crea.

– ¿Por qué el mando de PS4 sigue siendo igual de orco que el de la primera PSX, a veinte años vista, sólo que con más colorín y pantallita ad hoc? ¿Qué fue del pad ‘banana split‘? ¿por qué no se mueren los feos?

PS4 gamepad

El mando de SONY, un diseño feo e inmortal.

– ¿Por qué la XBOX ONE se llama XBOX ONE? ¿No ven los de Redmond que así van a liarnos? Ya ocurrió en su momento con la (lamentable) numeración de los iPad por parte de Apple, y ahora Microsoft, tras barajar coquetas denominaciones como ‘NOW’, ‘INFINITY’ (o incluso ‘720’, culmen del perogrullo aritmético), opta en su tercera generación por la confusión y el desmadre. Vale, sí, es el ‘All in ONE’ mesiánico que creíais estábamos esperando cual hambrientos feligreses, pero NO ES ASÍ. No queremos un ‘Todo en UNO’ de 500 euros con el que hablar al cambiar de canal (que para charlar, ya están los amigos. O la portera. O Siri). No vamos a hacer videoconferencia con Hideo Kojima mientras jugamos un ‘Metal Gear Solid’. No vamos a ver la Super Bowl pay-per-view mientras amaestramos al chucho-soldier de ‘Call of Doggie: Ghosts’. Nos molan igual las churras y las merinas, pero por separado.
Sí, muchachos de Redmond: LAS CONSOLAS SON PARA JUGAR. Nos las compramos por eso.

XBOX ONE logo

Mateo 20:16. Los últimos serán los primeros.

– ¿Será cierto que piensan cobrarnos 100 dólares/euros por los títulos next-gen? ¿no quedó claro, con el tema de los cartuchos de Nintendo 64 (año 1996) que a la gente no le apetece gastar tanto por un juego? ¿En Redmond no saben que hay una crisis económica galopante en medio mundo y que a esos precios no va a comprar ni el tato?

PS4 game prize

En la próxima generación me compraré un juego. Bueno, si me toca la lotería quizá me compre dos.

– La BOX de la XBOX: echemos un ojo al logo y diseño del producto. Si la nueva consola de Microsoft parece un talludito reproductor Betamax del cretácico anterior o una fotocopia descoloría de un Piet Mondrian, lo del logotipo y la imagen corporativa es ya de juzgado de guardia, como casi todo lo que produce la compañía fundada por Bill Gates y Paul Allen de un tiempo a esta parte, o de aquí a la eternidad. Y es que la sombra de Windows 8 es alargada… y sobre todo plana.
La guía de estilo del sistema operativo de Microsoft, ha impregnado todos sus productos de máximo minimalismo, planicie estepeña, e insípida limpieza cromática. Una cosa es evitar como fuere el skeumorfismo tan Apple friendly de toda la vida, y otra dejar la imagen de marca hecha un solar. Esa ley del mínimo esfuerzo en lo que a gráfica se refiere, tan característica del PC en esta era tan post-PC, y que provocaría mortal sarpullido al esteta Steve Jobs si éste aún deambulara por Cupertino, ha terminado salpicando todo lo que los Redmond-nerds diseñan, desde la cacharrería telefónica en forma de cuadriculados Lumias, al caso que nos ocupa, la identidad visual de la interface y los juegos de la recién parida XBOX ONE. Incluso la carcasa de la máquina parece coquetear por momentos con nuestro mueble Bestå/Uppleva del salón. Y es que en temas de diseño, no hay que confundir neutro con sosaina.

XBOX ONE game box

Feo y sin sal: Microsoft e IKEA se dan la manita. ¡Viva la Bauhaus!

– ¿Por qué ninguna first party tiene el arrojo y los cojones de detallar con precisión las especificaciones técnicas de sus consolas, especialmente en lo que a gráfica se refiere? ¿De qué tienen miedo? ¿Eh? ¿Eh?

XBOX ONE tech specs

¿Qué tarjeta gráfica trae el cacharro?

– ¿Por qué cuánto más sabemos de PS4 y XBOX ONE, más ganas entran de esperar un poco y terminar pillando una buena STEAM BOX? ¿Y por qué tras la presentación de Microsoft a un montón de chiflados les dio por comprar compulsivamente la Nintendo Wii U? Es como ir a cenar al Bulli, y como está cerrado, terminar en un McDonalds: nada que ver una cosa con la otra.

STEAM BOX

Gabe Newell se va a hacer (aún más) rico.

– Y para terminar, un interesante descubrimiento: queda confirmado que la XBOX ONE ya existía desde principios de siglo bajo el nombre de ‘KISS’. Vale, no traía el adoquín Big Brother Kinect de serie, pero en todo lo demás era igualita:

DivX KISS

Esta caja me suena de algo.

A %d blogueros les gusta esto: