Con el precio que tiene, se podía llamar RIÑÓN.

divider

Hay que remontarse al pasado CES|2013 para recordar el alumbramiento mediático de PISTON, un miniPC coquetón orientado al juego, con lanzamiento previsto para las postrimerías de 2013, desarrollado por Xi3 y Valve, cuya mayor bondad sería su amistad (derecho a roce incluido) con STEAM, la plataforma gamer vía formato digital por excelencia dentro del firmamento Personal Computer. Es decir, un híbrido entre ordenata y consola, de especificaciones técnicas resultonas, hecho para jugar y disfrutar de las innegables virtudes de la obra maestra online de Valve: 50 millones de usuarios, más de 2.500 títulos disponibles previo pago, y con Big Picture, la posibilidad de viciarnos cómodamente frente al televisor mega-pantallón y ultra-HD en torno al cual se organiza el resto de la casa.
¿Y esto a qué viene? ¿dónde está la gracia?. Pues si al ‘pachorril’ confort que supone videojugar en el sofá modular ‘Karlsfors‘ con chaiselongue y tapizado capitoné del salón, sumamos el coste de los juegos (mucho más económicos que en plataformas consoleras) y el apartado gráfico que ofrece actualmente el PC (aplastantemente superior a todo lo visto en las máquinas de Sony, Nintendo y Microsoft), entran serias ganas de preordenar el PC pistonudo de Xi3 a grito de ‘pongame diez’. Ahí es donde las compañías han visto el fajo de billetes, la razón de ser de ésta o cualquier otra ‘Steam Box’.

divider

divider

Porque llegados a este punto, debemos aclarar que PISTON no es la esperada consola de Valve: Sí, la rutilante compañía de Gabe Newell ha financiado, cual experimental conejillo de Indias, esta primera máquina de vapor, para finalmente desvincularse del proyecto, como confirmaba hace pocos días Doug Lombardi, director comercial de la desarrolladora de Seattle. Y nada más. Los padres del épico ‘Half-Life‘ están cociendo su propio producto a puerta cerrada, y lo anunciarán a bombo, platillo y un as en la manga cuando crean conveniente. Y no lo dudéis, porque donde hay patrón, no manda marinero: su vástago tecnológico incluirá sorpresas (Linux como SO, por ejemplo) y funcionalidades por encima del resto.

divider

In Valve we trust.

divider

Hay que recordar que Xi3, que pertenece al joven grupo ISYS Technologies (un conglomerado empresarial especializado en desarrollo y compra-venta de propiedades intelectuales, nada que ver con la corporación del mismo nombre, afincada en Colorado Springs, que trabaja para el Departamento de Defensa de los EEUU), intentó conseguir la viruta para lanzar su Steambox modular a golpe de KICKSTARTER, la plataforma crowdfunding de financiación masiva basada en fondos públicos (sí, ésa a la que debemos proyectos como la consolita Android OUYA, o los videojuegos ‘Star Citizen‘ y ‘Project Eternity‘).

Se tiraron el pisto en KICKSTARTER. Tragicómica intentona.

Y que si quieres arroz Catalina. El dinero sirve para todo lo malo y hasta para todo lo bueno, pero sólo lo vieron así los escasos 120 patrocinadores que apoyaron la propuesta PISTON, con una recaudación final de 90.771 dólares, cuando el proyecto de Xi3 requería 250.000 del ala. Así que palmo de narices epic level para David Politis, gerifalte de marketing encargado de pasar el cepillo online para la ocasión y cambio de estrategia para remontar el vuelo. O para despegar de una vez por todas, para ser exactos. Como comer sopas y sorber no puede ser, un desmoralizado Jason A. Sullivan (CEO jovenzuelo y fundador de Xi3 Corporation) tuvo que tirar de pijo-agenda y pegar un telefonazo al rollizo Gabe Newell, alma mater de Valve, genio de la informática y también de los negocios (Forbes calcula su fortuna personal en torno a 1.500 millones de dólares), aunque algunos piensan (y ésa ya es otra historia) que fue más bien al revés.

Jason Sullivan Xi3 CEO

Vamos, Jason. Corre y llama a Gabe.

Valve acepta inteligentemente el reto, poniéndose manos a la obra con Sullivan y sus chicos de Salt Lake City a lo largo y ancho (implicado Gabe Newell, más bien lo segundo) del pasado 2012. Y no sin picardía: primero te ayudo, pongo los millones sobre la mesa, aprendo todo lo que puedo de la experiencia, y hasta luego, ya me has visto. Los negocios funcionan así.
Ahora Xi3, con aires de caballo ganador, es la primera en tener lista la caja de marras, una pocholada de PC con un diseño que te cagas (seguramente más autónomo y abierto que la Steambox definitiva que Valve enseñará algún día), hecho por y para el juego respetando la idea original basada en Steam, aunque vicios aparte, capaz de más cosas, como cualquier otro ordenador compacto. Y eso suena bien.

Gabe Newell Valve CEO

¿Por qué me llama ése tal Sullivan? Voy a aprovecharme de él y que parezca que le hago un favor…

Es decir, si yo quiero cojo el cacharro de Xi3 y me hago unas particiones, en una me instalo Ubuntu y en la otra Windows 8. Y además de comprarme unos juegos online a precios de risa, pegarme la viciada padre con el multijugador del shooter de moda, retoco las imágenes de la party del sábado con Photoshop o Gimp. Y maqueto en Word el informe que debo entregar el lunes en el curro. O twitteo en plan depravado porque sí, porque PISTON no es una consola ni una máquina capada, es un ordenador y se comporta como tal. Veamos qué contiene esa cajita tan divina de la muerte, y luego discutimos su precio:
Estamos hablando de cuatro núcleos bombeando a 3,2 Ghz y 8 (estimables) GB de RAM, las mismas que traerá de serie la cuarta generación Playstation (que, ya quedó claro en el Meeting de febrero, no dejará de ser otro PC, sólo que pintado de negro, bien visibles los rótulos de SONY, y a 70-80 rupias el juego…). Dos noticias, primero la buena: PISTON será totalmente ampliable en especificaciones técnicas (algo imposible en consolas); si necesitamos más RAM, pues toma dos tazas; si Microsoft lanza nuevos esteroides DirectX, update al canto y listos. Y recordad, todo lo jugable, a ‘precios Steam’. Hasta ahí todo estupendo. ¡Magnífico!. Pero a nuestros amigos de Xi3 se les ‘ha olvidado’ decirnos qué tarjeta gráfica incluirá su simpática Steambox, algo tan sospechoso… como preocupante. Se rumorea con fuerza que estará basada en la serie 7000 AMD Radeon™, que cuesta una pasta y es de lo mejorcito que hay ahora (compatibilidad con las más altas resoluciones HDMI 4K, 3D estereoscópico, compensación universal de biselados y bla, bla, bla), pero Sullivan y compañía no sueltan prenda sobre una de las características más relevantes (y desequilibrantes) en lo que a juegos y potencia gráfica se refiere. ¿Por qué? ¿se lo están pensando? ¿tomarán una decisión en el último momento? ¿les dará la pasta para meter finalmente el tarjetón gráfico mataconsolas definitivo? Ay… amigos. Ni puta idea :O

Xi3 PISTON

Un PISTON bueno, bonito, pero no barato.

Mientras podamos cambiar la tarjetita cuando ésta pinte obsoleta y rancia, todo va fetén. Las 7000 son la polla con cebolla a día de hoy, ‘wow, qué shaders y antialiasing me sacan’, pero mañana serán un componente de paso más, uno que tuvo sus cinco minutos de fama para luego caer en el olvido y la cochambre de un vertedero de arrabal, sustituidas rápidamente por un modelo superior (la serie HD 8000 de ATI, sin ir más lejos); así funcionan las cosas.
Esto es como el chiste del hombre que va a una entrevista de trabajo y le dicen que al principio ganará mil euros mensuales, y que transcurrido un tiempo cobrará dos mil, a lo que él contesta ‘estupendo, pues ya vendré más adelante’.

Sobre el coste del capricho (que ya se puede reservar, disfrutando de una rebajita de 100 dólares sobre el precio final), las ‘steamaciones’ más pesimistas se han hecho realidad: menudo pastón de pistón. Xi3 ofrece tres configuraciones para su mini-PC pinturero, en virtud de la capacidad de almacenamiento, cada una con diferente coste: Con disco duro de 128GB, el sablazo es de 1.000 dólares, así como suena. El modelo de 256GB alcanza la cifra de 1.340 machacantes americanos, y de ser la versión con 512GB la que más tilín suscitara, la hostia a encajar es de las de no encontrar orquesta en el mundo entero que sepa tocar lo que empezaríamos a bailar. El ‘PISTON Shake’ vale 1.750 billetes con el gepeto de George Washington (350 si os gusta más pagar con el de Lincoln/Daniel Day-Lewis).

Seamos honestos: incluso para todo lo que incluye (y repetimos, ni se sabe todavía qué dispositivo gráfico para jugones meterán en el producto), la cosa pinta cara de cojones, oliendo incluso a broma marinera. En vídeos e imágenes la máquina luce jamelga e impresiona por buen gusto, reducido tamaño y buenos acabados. Es una perita en dulce y quedaría preciosa junto a la TV de nuestro salón. Se pavonea por méritos propios en especificaciones técnicas, permitiéndose el tuteo y toma de confianzas con compatibles mucho mayores y consolas de próxima generación (¿sorprenderá Microsoft  con ‘Durango‘?). Seguramente, jugar con este cacharro deluxe, recostados en el sofá y haciendo uso del recurso Big Picture de Valve frente a una pantalla de 50 pulgadas sea una gozada importante, máxime valorando lo que con él podremos hacer (presumiblemente, bastantes más cosas que con una consola). También resulta plausible que con los precios y ofertas que se gasta Steam en catálogo de juegos, pueda amortizarse la mini torre en cosa de poca tiempo (girando la tortilla, Playstation 4 costará la mitad que el modelo básico de PISTON, pero a cambio por sus juegos habrá que aflojar entre 70 y 80 pavos).

BIG PICTURE

Steam, jugando a lo grande.

Con todo y con eso, ¿por qué pagar por el juguetito de Xi3, un producto nuevo pero no revolucionario, bastante más de lo que vale? ¿no lo hacemos acaso con muchos otros productos de consumo, especialmente dispositivos tecnológicos, como el iPhone o los televisores Loewe? La decisión final, como siempre, es vuestra, y cada uno conoce sus necesidades y presupuesto. En GAMEBEATS nos parece que esta primera Steambox es un producto atractivo y muy tentador, en cuanto a diseño y  prestaciones principalmente, pero llegará en el último estertor de este año con un precio más inflado que el mismísimo Gabe Newell. Probablemente demasiados cuartos para el castigado español medio. No recomendamos especialmente su compra, incluso a los Pceros más acérrimos y recalcitrantes, y mejores y más económicas alternativas vendrán, aunque antes de dictar sentencia concluyente, deberíamos conocer el precio final de sus directas competidoras, especialmente la hypeante máquina que Valve prepara en sus más secretos laboratorios 😉