Archive for marzo, 2013


Biting Elbows cover

No hay más que verme: machito alfa de ‘Biting Elbows’ y donante de sangre.

‘Codazos Punzantes’, ‘Mordiendo Codos’, ‘Epicóndilos escozíos’, o para ser más exactos, ‘Biting Elbows‘. Así se llama la banda rusa indie punk que firma este sinvergüenza ‘Bad Motherfucker‘, con vídeo en primera persona desmedido y violentérrimo, top visiteo en youtube y medios afines.

Se trata de un homenaje (y parodia) al género FPS, con una macedonia de hostias, tiroteos varios aparte, como pocas veces hemos visto en un clip musical. Un corto generoso en kétchup y fracturas abiertas, más calentito que un horno pirolítico, ecléctico y libertino en cuestión de musas, con un poco de ‘Grand Theft Auto’, ‘Kane & Lynch’ y ‘Mirror’s Edge’ (en cuanto a videojuegos), con pinceladas de ‘Reservoir Dogs’ (Tarantino enfant terrible) y ‘Fringe’ (serie de TV muy sci-fi, muy FOX y muy J.J.Abrams) si tenemos en cuenta empréstitos y concesiones cinematográficas.

Biting Elbows logo

Hoy de menú, milhojas de codo ensobrado sobre cóndilo agitado a las finas babas, con astillas de tuétano y hojaldre de articulación caramelizada. Esto es un logotipo freak y lo demás, tonterías.

Ritmo trepidante, canción facilona y buena realización a cargo de Ilya Naishuller, líder avispado-polifacético de la tropa moscovita y reconocido adicto a los videojuegos. Vamos, un GAMEBEATER de toda la vida. El anónimo protagonista de esta pedazo de ‘insane office escape’, todo un especialista (de cine) en repartir obleas y darse el piro, cámara ‘Go Pro‘ coronando el cabolo, continúa así el hilo narrativo y persecutorio de otro temazo tan simplón como anterior, ‘The Stampede‘, donde muy pronto queda bien claro que una extraña ‘tecno-bujía-teletransportadora‘ rollito ‘Fruto del Edén‘, bien vale el palizón padre y muy señor mío.

‘Biting Elbows’ es una banda joven y novicia, con más ganas y testosterona que talento y conocimiento, que lleva en esto del guitarreo e intentar pegar el pelotazo verbenero cosa de un lustro, lanzando su debut extended play (‘Dope fiend massacre’) en 2011, y poniendo toda la carnaza en el asador (que avisamos, no es mucha) desde el año pasado, cuidando al máximo, por encima de la música, todo lo que hace que ésta venda (ya sabéis: videoclips, publicidad viral, redes sociales…, lo típico).

Biting Elbows band

La banda. El talentoso es el de la izquierda.

Lo están bordando a nivel community y llamando la atención de todo el sector gamer, eso desde luego. Aquí en la redacción de GAMEBEATS no auguramos una carrera ultra exitosa e inmortal a este corrillo ruski, un quiero y todavía no puedo de ‘Franz Ferdinand’, ‘Green Day’ o ‘Sublime’. Además de currarse unos vídeos que te cagas, Ilya Naishuller, Garik Buldenkov, Ilya Kondratiev y Alexei Zamaraev tendrán que sudar mucho, aprender un montón y darlo todo si quieren acercarse, aunque sea un poquito, al nivel (Olimpo de los dioses) de sus adorados ‘Pixies’. No les quedará otro remedio que invertir más tiempo en componer y ensayar que en darle al vicio videoconsolero. Vamos, que si quieren mojar, la next-gen no han de catar 😉

VALVE, BAJA EL PISTÓN.

Con el precio que tiene, se podía llamar RIÑÓN.

divider

Hay que remontarse al pasado CES|2013 para recordar el alumbramiento mediático de PISTON, un miniPC coquetón orientado al juego, con lanzamiento previsto para las postrimerías de 2013, desarrollado por Xi3 y Valve, cuya mayor bondad sería su amistad (derecho a roce incluido) con STEAM, la plataforma gamer vía formato digital por excelencia dentro del firmamento Personal Computer. Es decir, un híbrido entre ordenata y consola, de especificaciones técnicas resultonas, hecho para jugar y disfrutar de las innegables virtudes de la obra maestra online de Valve: 50 millones de usuarios, más de 2.500 títulos disponibles previo pago, y con Big Picture, la posibilidad de viciarnos cómodamente frente al televisor mega-pantallón y ultra-HD en torno al cual se organiza el resto de la casa.
¿Y esto a qué viene? ¿dónde está la gracia?. Pues si al ‘pachorril’ confort que supone videojugar en el sofá modular ‘Karlsfors‘ con chaiselongue y tapizado capitoné del salón, sumamos el coste de los juegos (mucho más económicos que en plataformas consoleras) y el apartado gráfico que ofrece actualmente el PC (aplastantemente superior a todo lo visto en las máquinas de Sony, Nintendo y Microsoft), entran serias ganas de preordenar el PC pistonudo de Xi3 a grito de ‘pongame diez’. Ahí es donde las compañías han visto el fajo de billetes, la razón de ser de ésta o cualquier otra ‘Steam Box’.

divider

divider

Porque llegados a este punto, debemos aclarar que PISTON no es la esperada consola de Valve: Sí, la rutilante compañía de Gabe Newell ha financiado, cual experimental conejillo de Indias, esta primera máquina de vapor, para finalmente desvincularse del proyecto, como confirmaba hace pocos días Doug Lombardi, director comercial de la desarrolladora de Seattle. Y nada más. Los padres del épico ‘Half-Life‘ están cociendo su propio producto a puerta cerrada, y lo anunciarán a bombo, platillo y un as en la manga cuando crean conveniente. Y no lo dudéis, porque donde hay patrón, no manda marinero: su vástago tecnológico incluirá sorpresas (Linux como SO, por ejemplo) y funcionalidades por encima del resto.

divider

In Valve we trust.

divider

Hay que recordar que Xi3, que pertenece al joven grupo ISYS Technologies (un conglomerado empresarial especializado en desarrollo y compra-venta de propiedades intelectuales, nada que ver con la corporación del mismo nombre, afincada en Colorado Springs, que trabaja para el Departamento de Defensa de los EEUU), intentó conseguir la viruta para lanzar su Steambox modular a golpe de KICKSTARTER, la plataforma crowdfunding de financiación masiva basada en fondos públicos (sí, ésa a la que debemos proyectos como la consolita Android OUYA, o los videojuegos ‘Star Citizen‘ y ‘Project Eternity‘).

Se tiraron el pisto en KICKSTARTER. Tragicómica intentona.

Y que si quieres arroz Catalina. El dinero sirve para todo lo malo y hasta para todo lo bueno, pero sólo lo vieron así los escasos 120 patrocinadores que apoyaron la propuesta PISTON, con una recaudación final de 90.771 dólares, cuando el proyecto de Xi3 requería 250.000 del ala. Así que palmo de narices epic level para David Politis, gerifalte de marketing encargado de pasar el cepillo online para la ocasión y cambio de estrategia para remontar el vuelo. O para despegar de una vez por todas, para ser exactos. Como comer sopas y sorber no puede ser, un desmoralizado Jason A. Sullivan (CEO jovenzuelo y fundador de Xi3 Corporation) tuvo que tirar de pijo-agenda y pegar un telefonazo al rollizo Gabe Newell, alma mater de Valve, genio de la informática y también de los negocios (Forbes calcula su fortuna personal en torno a 1.500 millones de dólares), aunque algunos piensan (y ésa ya es otra historia) que fue más bien al revés.

Jason Sullivan Xi3 CEO

Vamos, Jason. Corre y llama a Gabe.

Valve acepta inteligentemente el reto, poniéndose manos a la obra con Sullivan y sus chicos de Salt Lake City a lo largo y ancho (implicado Gabe Newell, más bien lo segundo) del pasado 2012. Y no sin picardía: primero te ayudo, pongo los millones sobre la mesa, aprendo todo lo que puedo de la experiencia, y hasta luego, ya me has visto. Los negocios funcionan así.
Ahora Xi3, con aires de caballo ganador, es la primera en tener lista la caja de marras, una pocholada de PC con un diseño que te cagas (seguramente más autónomo y abierto que la Steambox definitiva que Valve enseñará algún día), hecho por y para el juego respetando la idea original basada en Steam, aunque vicios aparte, capaz de más cosas, como cualquier otro ordenador compacto. Y eso suena bien.

Gabe Newell Valve CEO

¿Por qué me llama ése tal Sullivan? Voy a aprovecharme de él y que parezca que le hago un favor…

Es decir, si yo quiero cojo el cacharro de Xi3 y me hago unas particiones, en una me instalo Ubuntu y en la otra Windows 8. Y además de comprarme unos juegos online a precios de risa, pegarme la viciada padre con el multijugador del shooter de moda, retoco las imágenes de la party del sábado con Photoshop o Gimp. Y maqueto en Word el informe que debo entregar el lunes en el curro. O twitteo en plan depravado porque sí, porque PISTON no es una consola ni una máquina capada, es un ordenador y se comporta como tal. Veamos qué contiene esa cajita tan divina de la muerte, y luego discutimos su precio:
Estamos hablando de cuatro núcleos bombeando a 3,2 Ghz y 8 (estimables) GB de RAM, las mismas que traerá de serie la cuarta generación Playstation (que, ya quedó claro en el Meeting de febrero, no dejará de ser otro PC, sólo que pintado de negro, bien visibles los rótulos de SONY, y a 70-80 rupias el juego…). Dos noticias, primero la buena: PISTON será totalmente ampliable en especificaciones técnicas (algo imposible en consolas); si necesitamos más RAM, pues toma dos tazas; si Microsoft lanza nuevos esteroides DirectX, update al canto y listos. Y recordad, todo lo jugable, a ‘precios Steam’. Hasta ahí todo estupendo. ¡Magnífico!. Pero a nuestros amigos de Xi3 se les ‘ha olvidado’ decirnos qué tarjeta gráfica incluirá su simpática Steambox, algo tan sospechoso… como preocupante. Se rumorea con fuerza que estará basada en la serie 7000 AMD Radeon™, que cuesta una pasta y es de lo mejorcito que hay ahora (compatibilidad con las más altas resoluciones HDMI 4K, 3D estereoscópico, compensación universal de biselados y bla, bla, bla), pero Sullivan y compañía no sueltan prenda sobre una de las características más relevantes (y desequilibrantes) en lo que a juegos y potencia gráfica se refiere. ¿Por qué? ¿se lo están pensando? ¿tomarán una decisión en el último momento? ¿les dará la pasta para meter finalmente el tarjetón gráfico mataconsolas definitivo? Ay… amigos. Ni puta idea :O

Xi3 PISTON

Un PISTON bueno, bonito, pero no barato.

Mientras podamos cambiar la tarjetita cuando ésta pinte obsoleta y rancia, todo va fetén. Las 7000 son la polla con cebolla a día de hoy, ‘wow, qué shaders y antialiasing me sacan’, pero mañana serán un componente de paso más, uno que tuvo sus cinco minutos de fama para luego caer en el olvido y la cochambre de un vertedero de arrabal, sustituidas rápidamente por un modelo superior (la serie HD 8000 de ATI, sin ir más lejos); así funcionan las cosas.
Esto es como el chiste del hombre que va a una entrevista de trabajo y le dicen que al principio ganará mil euros mensuales, y que transcurrido un tiempo cobrará dos mil, a lo que él contesta ‘estupendo, pues ya vendré más adelante’.

Sobre el coste del capricho (que ya se puede reservar, disfrutando de una rebajita de 100 dólares sobre el precio final), las ‘steamaciones’ más pesimistas se han hecho realidad: menudo pastón de pistón. Xi3 ofrece tres configuraciones para su mini-PC pinturero, en virtud de la capacidad de almacenamiento, cada una con diferente coste: Con disco duro de 128GB, el sablazo es de 1.000 dólares, así como suena. El modelo de 256GB alcanza la cifra de 1.340 machacantes americanos, y de ser la versión con 512GB la que más tilín suscitara, la hostia a encajar es de las de no encontrar orquesta en el mundo entero que sepa tocar lo que empezaríamos a bailar. El ‘PISTON Shake’ vale 1.750 billetes con el gepeto de George Washington (350 si os gusta más pagar con el de Lincoln/Daniel Day-Lewis).

Seamos honestos: incluso para todo lo que incluye (y repetimos, ni se sabe todavía qué dispositivo gráfico para jugones meterán en el producto), la cosa pinta cara de cojones, oliendo incluso a broma marinera. En vídeos e imágenes la máquina luce jamelga e impresiona por buen gusto, reducido tamaño y buenos acabados. Es una perita en dulce y quedaría preciosa junto a la TV de nuestro salón. Se pavonea por méritos propios en especificaciones técnicas, permitiéndose el tuteo y toma de confianzas con compatibles mucho mayores y consolas de próxima generación (¿sorprenderá Microsoft  con ‘Durango‘?). Seguramente, jugar con este cacharro deluxe, recostados en el sofá y haciendo uso del recurso Big Picture de Valve frente a una pantalla de 50 pulgadas sea una gozada importante, máxime valorando lo que con él podremos hacer (presumiblemente, bastantes más cosas que con una consola). También resulta plausible que con los precios y ofertas que se gasta Steam en catálogo de juegos, pueda amortizarse la mini torre en cosa de poca tiempo (girando la tortilla, Playstation 4 costará la mitad que el modelo básico de PISTON, pero a cambio por sus juegos habrá que aflojar entre 70 y 80 pavos).

BIG PICTURE

Steam, jugando a lo grande.

Con todo y con eso, ¿por qué pagar por el juguetito de Xi3, un producto nuevo pero no revolucionario, bastante más de lo que vale? ¿no lo hacemos acaso con muchos otros productos de consumo, especialmente dispositivos tecnológicos, como el iPhone o los televisores Loewe? La decisión final, como siempre, es vuestra, y cada uno conoce sus necesidades y presupuesto. En GAMEBEATS nos parece que esta primera Steambox es un producto atractivo y muy tentador, en cuanto a diseño y  prestaciones principalmente, pero llegará en el último estertor de este año con un precio más inflado que el mismísimo Gabe Newell. Probablemente demasiados cuartos para el castigado español medio. No recomendamos especialmente su compra, incluso a los Pceros más acérrimos y recalcitrantes, y mejores y más económicas alternativas vendrán, aunque antes de dictar sentencia concluyente, deberíamos conocer el precio final de sus directas competidoras, especialmente la hypeante máquina que Valve prepara en sus más secretos laboratorios 😉

A todos nos gustan las imágenes detalladas y bien definidas, el HD empachado de píxeles, los contornos y shaders suavecitos. Las tecnologías y motores gráficos avanzan a paso de Galactus, con la ventaja de que en poco tiempo (nosotros los gamers) experimentamos mejoras espectaculares en el apartado técnico de los juegos, si bien padeciendo el claro inconveniente de esa puñetera obsolescencia que nos hace pasar por caja, irremediablemente, año sí, lustro también.

the witcher 2 assassins of kings

Cómo relaja pasear por una arboleda ‘high definition’.

Claro que a todos nos gusta desenterrar de vez en cuando los clásicos añejos y rejugarlos en nuestras vetustas consolas del pasado. Hay algo nostálgico y ñoño en ello (y bonito, si nos apuráis). Los viejos arcade nunca mueren, y el acto de sacarlos de su estuche, cargarlos en una máquina del siglo pasado, blandir de nuevo un mando prehistórico y gozarlos una vez más cual imberbe muchachada (con todos esos píxeles ciclópeos, los sprites cuadriculados y unas melodías MIDI tan machaconas como inolvidables), le pone los pelos como alcayatas a cualquiera que peine alguna cana en esto de los videojuegos.


Mola lo viejo y retro; ‘Maldita Castilla’, un juego actual de estética cretácica (el ‘Ghost’n Goblins’ ibérico)

Es un hecho. Nuestra realidad, sea justo o no, crece exponencialmente, camina deprisa y en una sola dirección. Partícipes de esa evolución imparable y ansiosos por descubrir y experimentar cualquier indicador de futuro, de revolución tecnológica, no podemos resistirnos a exigir, comprar y probar lo último. Lamentablemente, haciendo oídos sordos a cualquier otra demanda de innovación, ya sea relativa al desarrollo de nuevas IAs, a la amplitud de posibilidades de interactuación y causalidad en entornos virtuales, o a la capacidad de crear y transmitir emociones (del ente sintético al ser humano), los estudios desarrolladores y la industria en general han impuesto la máxima de que todo atisbo de modernidad pase, fundamentalmente, por un incremento de la potencia técnica, especialmente gráfica, de hardware y software.


‘Agni’s Philosophy’: gráficos next-gen que se caga la perra.

No nos engañemos, esta última generación se lo ha jugado todo a una carta, la del aspecto visual, con la conquista del fotorrealismo y la Alta Definición (y el 3D… y el 4K…). Los juegos se parecen cada vez más a las películas (y lo que es peor, las películas a los videojuegos), y eso, tiene su lado bueno, ya que garantiza un alto grado de inmersión frente al televisor. Pero qué coño, la imagen no lo es todo. El sector tiene ahora mismo una larga lista de retos, lagunas y asignaturas pendientes, y muy poca facha de querer o poder cambiar las cosas.
Así que en GAMEBEATS os traemos no una, si no tres raciones de potencia gráfica. Y como nos encanta crear polémica, debate e insana reflexión, lo hacemos comparando, siempre odiosamente, el apartado visual de distintos juegos y plataformas. Tres casos de tócate los cojones.

1. ¿DA MÁS CANGUELO EN HD?

Se trata de ‘Resident Evil: Revelations‘, el juegazo de Nintendo 3DS lanzado a principios de 2012 (premiado con un 82/100 en Metacritic y un 8.5/10 por IGN), que abandonará su nintendera exclusividad el próximo 23 de mayo, luciendo palmito HD en consolas de sobremesa y compatibles con el sobrenombre de ‘Unveiled Edition’ (y del que ya hemos hablado en GAMEBEATS más de una vez). No entramos a valorar ahora otra cosa que el acabado visual de este port (que no remake), prácticamente idéntico en mapeado y jugabilidad al original, que Capcom ha barnizado, como es lógico, para las consolas más potentes. El título, que alcanzó en su versión 3DS el techo gráfico de la portátil, se nos muestra ahora con texturas en alta resolución a tutiplén, en escenarios y personajes, y algún que otro efecto de iluminación conseguido y resultón. Por su precio (50 pavos en consola, 40 si lo queréis en PC), no esperábamos precisamente la panacea padre, ni siquiera el acabado gráfico del polémico ‘Resident Evil 6’, pero en foros y redacciones everywhere, se ha tachado reiteradamente el encofrado gráfico de esta edición de sobremesa de pobre y desamparado, indigno de la serie ‘Biohazard’. ¿Vosotros qué opináis? 😉


2. EL HARDWARE CONSOLERO ESTÁ EN CRISIS.

Comparar la versión para consolas del recién horneado ‘Crysis 3‘ con la de PC es como mezclar churras con merinas, o considerar de la misma ralea a Charlize Theron y Carmen de Mairena. Una carnavalada del quince. Sin ánimo de levantar ampollas ni provocar urticaria pigmentosa en los sufridos usuarios de XBOX 360 y PS3, enseñamos aquí este vídeo demostrativo de una realidad más bochornosa e indiscutible cada día. Tercera iteración de la crisis gráfica:


Controversia al canto: el PC, en constante (e imparable) crecimiento, mejorando su arquitectura y prestaciones a base de RAM, tarjetas gráficas y APIs/controladores a cholón (todo junto, eso sí, costando un parné), ya era una plataforma más potente en tareas gráficas que las consolas de la competencia en el año 2007*, hasta el punto de que en los últimos años éstas han abandonado forzosa y definitivamente su rol de dignas contendientes. Simplemente, no hay color. Incluso expertos en la materia como Chris Roberts (el amigo del kickstarter), no se cortan el pelamen al afirmar que los actuales ordenadores ya son más potentes que las consolas next-gen**, incluso las que todavía no tienen fecha de lanzamiento. Oh My God!

La última palabra siempre la tiene el estudio desarrollador (de turno) y su habilidad para crear mundos creíbles, texturas y alumbrado realistas y, en definitiva, gráficos coquetones y bien optimizados que expriman al máximo hardware y engine (por poner tres ejemplos puñeteros, recuérdense ‘Uncharted‘ de Naughty Dog, ‘Alan Wake‘*** de Remedy o ‘The Witcher 2: Assassins of Kings‘**** de CD Projekt RED, títulos todos con mucho fundamento). Pero llega un momento en que la distancia entre tecnologías y lo que con ellas podemos ver resulta insalvable. SONY y Microsoft lanzan cada generación grandes sistemas para jugar, de eso no cabe duda, pero no como para plantar cara al ordenador durante demasiado tiempo, mucho menos los (famosos) diez años de vida que Kutaragi garantizó, por ejemplo, para su Playstation 3. Y esto es así, sin vuelta de hoja ni letra pequeña. Esa discordancia y desafinada diacronía entre plataformas, muy condicionada por el distinto modelo de negocio aplicado a cada una de ellas, tiene sus secuelas y daños colaterales; no hay más que echar un vistazo a los foros (donde cada uno defiende su maquinita a cualquier precio y caen hostias como rosquillas), o inclementes comparaciones como las que aquí os enseñamos. ¿Es un juego mejor a base de teselados, multithreadings, sombra aquí y sombra allá?

*Año en el que Crytek sorprende al mundo con su nuevo engine y los mejores gráficos vistos hasta el momento, que, c’est la vie, ninguna consola podía ya reproducir… (sí, hablamos del primer ‘Crysis‘, un FPS  en formato sandbox… de hace 6 años)

**La pionera y novata Wii U, buque insignia de Nintendo Company Limited, no se libra de la quema. No ofrece ni la definición ni la distancia de dibujado que muestra un PC apañao (es más, su apartado técnico sólo puede sorprender, si acaso, al usuario que viene de jugar, dando saltitos y haciendo gestos al aire, con una Wii, consola requiescat in pace y poco potente que, amigos, no se llevaba muy bien con el HD):

***Aún siendo ‘Alan Wake’ uno de los títulos más currados de todo el catálogo xboxer, si echamos un ojo a la versión para PC, no se libra de mofa y escarnio, notándose al vuelo quién baila con la más fea:

****Y otro tanto si desnudamos en el mismo escaparate al Geralt de Rivia de XBOX 360 y PC…


3. MÁS VALE ALIEN CONOCIDO QUE MARINE POR CONOCER.

No hace mucho contábamos aquí la historia de uno de los desarrollos más interminables y farragosos de la historia de los videojuegos. Tras seis largos años, multitud de colaboraciones, demoras varias, (desafortunados) cambios de rumbo y un mix de ‘enredos y embustes edición coleccionista’ protagonizados por el CEO Randy ‘trolas’ Pitchford, la desarrolladora tejana Gearbox lanza en enero de este año (bajo el mecenazgo de SEGA) ‘Aliens Colonial Marines’. Llamado a ser el juego definitivo dentro del universo creado hace 34 años por Ridley Scott y H.R. Giger, y esperado por los fans de la serie con una mezcla de deseo y zozobra pocas veces vista en el sector, finalmente,  no ha gustado a nadie y ha decepcionado a todos. GAMEBEATS lo analizó en profundidad en su dossier ‘XENOMORFOS DE PACOTILLA‘, dejando claro que son muchas las razones por las que el juego se ha convertido, por derecho propio, en el fiasco del año. Pero eligiendo una al azar, llama especialmente la atención que un título de 2013 presente un apartado técnico de principios de generación, hasta el punto de que ‘Aliens vs Predator’, el FPS de Rebellion que pudimos jugar a principios de 2010, muestre unos gráficos más trabajados y una iluminación más efectiva. La vergüenza padre, en definitiva.

Haceros un favor: no compréis este juego.

A %d blogueros les gusta esto: